PLAN DE CAMPAÑA

El camino hacia el futuro

Desde que conseguimos el terreno donde se emplaza hoy el santuario, sabíamos que iba a ser un lugar de transición. Este proceso de cambiarnos a un terreno definitivo, fue algo que hemos contemplado por años, le hemos dado muchas vueltas, lo hemos soñado y le hemos temido. Lo hemos sentido muy lejos y muy cerca. Lo hemos sentido posible, e imposible.

Los desafíos logísticos, legales y administrativos no son triviales, y son variables según el lugar al que lleguemos. El trabajo y la presión que hay que soportar para llevar a cabo una operación como esta, es algo que no se puede hacer demasiadas veces en la vida. Encontrar un terreno apto es un desafío, y lo más importante, conseguir los fondos necesarios para hacerlo realidad es un camino muy cuesta arriba, incierto, especialmente en la situación actual del país.

Por otra parte, tanto los animales como las personas que rodean al santuario, ponen de manifiesto cada día la necesidad de aumentar la capacidad proteger a más sobrevivientes. Capacidad limitada estrictamente por el espacio físico disponible. Por eso, desde hace algunos meses hemos explorado posibilidades. Visitamos un terreno muy cerca del Santuario, de 4 hectáreas. También visitamos unos terrenos pequeños aledaños, a las afueras de Pichilemu. Ambas opciones eran muy interesantes. Pero en ambos casos, negociar una reserva o plazos para los pagos fue imposible, salvo que optáramos por crédito hipotecario. Nos hicieron saber que necesitábamos al menos una fracción del precio total para sentarnos a conversar. Un terreno del tamaño y características que buscamos, cuesta hoy alrededor de 11.000 UF (338.800.000 CLP, al 3 de dic. 2021)

Como este es un camino largo, lleno de desafíos; y estos van cambiando según avanza la campaña, la hemos dividido en cinco etapas diferentes.

  • Etapa 1: Reunir un 20% del costo.

  • Etapa 2: Escoger terreno y firmar promesa de compra-venta.

  • Etapa 3: Difusión de la campaña con el proyecto definido.

  • Etapa 4: Concretar compra del terreno

  • Etapa 5: Habilitación y mudanza

Etapa 1

La primera etapa empieza al lanzar la campaña, y culmina al llegar a la meta de 2000 UF (61.600.000 CLP). Puede parecer mucho dinero, pero con este monto ni siquiera podríamos comprar terreno donde estamos ahora. Pero con esa cantidad de dinero, podemos empezar a visitar y evaluar diferentes opciones de terrenos. Estamos bastante abiertos a las opciones que se puedan presentar, pero buscamos básicamente el siguiente perfil:

-Lo más cercano posible a 10 hectáreas
-Lo más cercano posible a Santiago, o a otra ciudad grande.
-Lo más plano posible.
-Con la mejor disponibilidad de agua posible.
-Sector turístico en vez de ganadero

No existe el terreno perfecto, pero con estos ejes definidos podemos evaluar distintas opciones y tomar una buena decisión. Podemos sacrificar uno de los ejes por el bien de los otros, podemos transar un eje por otro. Los terrenos aparecen en venta y desaparecen rápido, por lo que apenas lleguemos a la meta de 2000 UF (61,6 millones de pesos chilenos) pasaremos a la siguiente etapa y pondremos toda nuestra atención al mercado.

Etapa 2

En esta etapa, vamos a visitar fisicamente las mejores opciones posibles, evaluar los pros y los contra, hacer el estudio de los títulos de propiedad, tomar la gran decisión y negociar una promesa de compra-venta a un plazo de común acuerdo con la parte vendedora. El plazo de seis meses es bastante común, pero esperamos obtener la mayor cantidad de tiempo posible.

En este punto la campaña sufrirá una transformación importante, porque habrá un lugar con una ubicación clara, con un tamaño definido, tendremos fotos y videos del terreno, sabremos el precio exacto, tendremos un contrato de compra-venta firmado y un plazo de tiempo establecido. La campaña no solo podrá ser mucho más concreta, sino también podremos estimar los costos de traslado y preparación del nuevo terreno.

Etapa 3

Esta es la etapa más aguda y estresante. Tendremos una fecha límite, y nuestra misión será hacer todo lo que sea necesario para llegar a la meta a tiempo. Al mismo tiempo, debemos planificar el traslado y la habilitación gradual del nuevo terreno, y por supuesto, seguir cuidando día a día a los rescatados mientras todo esto se hace realidad. Aquí les rogaremos a todas las personas que desean con todo su corazón que esto se haga realidad, su apoyo y difusión para poder llegar a la meta.

Esta etapa termina con el título de propiedad a nombre de la Fundación Santuario Igualdad, inscrito en el conservador de bienes raíces.

Etapa 4

No lo vamos a poder creer. En este punto vamos a haber levantado, desde la organización y colaboración de personas unidas por el mismo sueño, un refugio para animales de granja capaz de dar esperanza, protección y hogar a cientos de animales sobrevivientes. Será algo hermoso que nos quedará grabado en el alma a todas y todos. Lloraremos, habrá sido una montaña rusa, pero al mismo tiempo estaremos orgullosos de haberle hecho un regalo tan bonito a los animales y al futuro de la humanidad.

El nuevo terreno permitirá una relación más cercana con las personas que son parte del santuario. Nos permitirá hacer un trabajo educativo en terreno importante, y realizar un voluntariado mucho más abierto. Este cambio será equivalente a sacar un arbolito de un macetero y plantarlo directamente a la tierra. Las raíces se expandirán, crecerá el tronco fuerte y lleno de vida.

Etapa 5

Por muy bien planificada que pueda estar, esta etapa será caótica. Pero del mejor tipo de caos que se puede tener. Será como el día antes de emprender un viaje emocionante e inesperado, pero multiplicado por cada uno de los habitantes. Habrá que hacer el traslado, habilitación, construcción y cercado del nuevo terreno. Tendremos que dividirnos en dos equipos de trabajo, armar logísticas de abastecimiento de forraje, paja, cereales, medicamentos, y encontrar servicios veterinarios básicos. Habrá que resolver el abastecimiento eléctrico e hídrico. Cada peso será importantísimo, porque en este punto la velocidad del cambio y habilitación va a depender exclusivamente de los fondos disponibles.

El costo de habilitación y traslado no lo podemos estimar hasta haber escogido el terreno, pues hay algunos que son una pradera con un cerco de alambre, y otros que tienen pozo, electricidad e incluso bodegas y casas de cuidador. El flete se cobra por kilómetro recorrido, por lo tanto las distancias y complejidad del cambio hacen que pueda haber escenarios muy diferentes.