Project Description

SALVANDO UNA VIDA

Triste, emocionante y hermosa, la historia de Alba habla de su lucha por superar un pasado cruel y darnos a los humanos, que alguna vez le quitamos todo lo que tenía, una segunda oportunidad para demostrar que también podemos hacer cosas buenas.

“Una bebé que recién llegaba al mundo, estuvo a punto de no conocerlo en absoluto, sólo por haber nacido melliza. En la lechería en que nació, había sido “descartada”, lo que normalmente significa la muerte. En apenas tres días en este mundo, ya había perdido a su hermana y la habían separado de lo que más amaba en el mundo: su madre. Ahora le habían puesto precio a su vida.”

Así comenzó la vida de Alba, y si no fuera porque una persona de buen corazón intercedió para salvar su vida, sería una más de las millones y millones de historias de vidas cortas y tristes que son silenciadas tras los muros de la industria de la explotación animal. Alba estaba sola, enferma y acababa de perder a su familia, cuando alguien la puso a la venta en una portal de internet. Sin embargo, contrario a lo que suele ocurrir, la primera interesada no quería hacerle daño, sino salvar su vida. Una vez Alba llegó a un lugar seguro, nos enteramos de su historia y acudimos en su ayuda.

Alba camino a su hogar definitivo, después de pasar por el veterinario.

El primer día Alba estaba muy débil y enferma.

UN MUNDO EXTRAÑO, PERO AMABLE

El comienzo de la vida de Alba fue muy ajetreado, pues  apenas empezó a conocer el mundo su vida cambió, muchas veces, y muy seguido. Y todo esto mientras moría de hambre y se sentía cada vez más enferma. Su primera experiencia, lamentablemente fue una lechería, después se la llevaron a un lugar horrible para venderla, luego hizo un largo viaje a la casa de la persona que la rescató, estuvo allí unos días y luego tuvo otro largo viaje hasta llegar al Santuario. Todo lo que ella conoció se alejaba muchísimo del mundo que una bebé vaca estaba preparada para entender, sin embargo, es sorprendente cómo se adaptó, como encontró sus cosas favoritas, cómo supo identificar en Marisol el amor de una madre, y lo rápido que aprendió que aprendió a distinguir lo que era el cariño, un amigo, y un lugar seguro.

Alba llegó muy enferma, así que cuando la fuimos a buscar, antes de llegar a casa la llevamos al veterinario. Llevaba varios días con diarrea y tenía una deshidratación que empezaba a volverse peligrosa. El veterinario la dejó con terapia de fluidos, vitaminas, antibióticos y remedios para la diarrea. El primer día, Alba no hacía mas que descansar, pues estaba agotada tanto física como emocionalmente. En esos momentos de recuperación conoció a su primera amiga, la gatita Margarita que siempre la iba a visitar mientras descansaba.

El tratamiento fue un éxito, pues la experiencia de su veterinario, y de nosotros como cuidadores, sumado a todo el amor y soporte emocional, le dieron a Alba el apoyo que necesitaba. Además fue una muy buena paciente, pues se tomaba sus medicamentos y vitaminas como quien come una de sus cosas favoritas :)

Alba se sentía cada vez mejor y aprendía tan rápido, que no tardó en recuperar su apetito y aprender a tomar su biberón especial, con capacidad de 4 litros!

CUIDADOS EMOCIONALES

El desafío de detener la deshidratación y la enfermedad de Alba iba bien encaminado. Como se sentía cada vez mejor, Alba estaba más atenta al mundo que la rodeaba, y comenzaría muy pronto a mostrar su personalidad. Cualquiera que haya rescatado un perrito abandonado, sabe muy bien de lo que estamos hablando, pues los primeros días siempre son muy tímidos, calladitos y se quedan acostados en un rincón, pero  cuando se sienten amados, sanos y fuertes, se llenan de energía, amor y ganas de jugar (o de hacer travesuras!).

No estábamos seguros si el corazón de Alba iba a abrirse a nosotros completamente, o iba a padecer las secuelas de toda la crueldad y la angustia que significó nacer en un lugar del mundo donde consideraban que su vida no valía nada. No sabíamos si iba a ser temerosa o esquiva, o si iba a ser cariñosa y segura de sí misma.

Felizmente, lo que sospechábamos era cierto: pronto descubrimos que Alba era uno de los seres más amorosos que hayamos conocido jamás!

PRIMERA TRANSICIÓN

Que Alba abriera su corazón tan rápido y de forma tan profunda, fue tan hermoso como tranquilizador, pues sabíamos que a diferencia de cerdos, gallinas, cabras y ovejas, una vaquita no podría vivir en la zona de cuidados especiales por mucho tiempo. Para cuidar su corazón, decidimos que su transición fuera muy suave. Mientras estuviera mal, se quedaba en la zona de cuidados especiales todo el tiempo. Cuando se sintiera mejor, dormía en la casa de la zona de transición y pasaba su día en la zona de cuidados especiales, y cuando se sintiera segura y sin miedo, comenzaría a vivir completamente en la zona de transición.

Como Alba es tan inteligente, aprendió muy rápido su nueva rutina! En este vídeo, grabamos la rutina de la mañana, desde su casita hasta la zona de cuidados especiales.

A las personas que seguían la historia de Alba en las redes sociales, les llamaba mucho la atención sus zapatitos morados. Estos zapatitos no eran más que un vendaje cohesivo (Coban) y las usamos para prevenir que Alba resbalara en superficies lisas.

Las transiciones suaves fueron muy importantes para mantener su corazón sano, contento, y para cuidar el hermoso vínculo que estábamos formando con ella. A pesar de empezar a dormir afuera, Alba estaba feliz, contenta y ávida de conocer al mundo que la rodeaba.

SEGUNDA TRANSICIÓN

Una vez que Alba terminó sus tratamientos, empezó a crecer muy rápido y a sentirse muy segura. Era el momento para que comenzara a vivir a tiempo completo en la zona de transición, un lugar que ella ya conocía muy bien y que está muy cerca de el centro de operaciones del santuario. Eso nos permitía pasar a saludarla varias veces al día para que no se sintiera nunca solita.

Lo siguiente que ocurre, es que somos testigos del crecimiento y desarrollo de la personalidad de una de las bebés mas amorosas, juguetonas y emocionales que hemos conocido. Alba sabe que ella es importante, y que nosotros estamos para cuidarla, mimarla y jugar con ella. Alba está cada día mas grande, ya no necesita capitas para cuidarla del frío, pero sin embargo sigue siendo una bebé de tres meses de vida.

AMADRINA

Madrinas y padrinos son el corazón del Santuario. Porque es gracias a su solidaridad y gran corazón que este refugio ha podido seguir rescatando animales, darle los mejores cuidados y contar sus historias de vida para promover el respeto y la compasión.

AMADRINA